Pilates para embarazadas

El Método Pilates es un excelente ejercicio pre-parto y post-parto. Prepara el cuerpo para los cambios que se producen durante los nueve meses de embarazo y lo conserva flexible y fuerte durante el mismo. Previene y mejora las molestias que acompañan al proceso, como el dolor de espalda o la ciática, mejora la circulación y te ayuda a prepararte para el parto y la lactancia, favorece una más rápida recuperación. Pilates ayuda a controlar la respiración y las contracciones durante el parto.

Si ya has practicado el método con anterioridad o lo estas practicando en el momento de quedarte embarazada, estaría indicado seguir con el entrenamiento habitual, siempre y cuando tu médico no lo desaconseje. En el caso de que nunca hayas practicado Pilates es recomendable que esperes al tercer mes de embarazo y practiques en un grupo especial de embarazo, una opción muy recomendable es tomar clases individuales.